Gemma Ward, la fragilidad de la pasarela

Convertirse en la modelo más joven en ser portada de Vogue no es una cosa que pasa todos los días. Con su aspecto frágil y tierno ha conquistado las agujas de los más grandes y ha enamorado los objetivos de los prestigiosos fotógrafos Steven Meisel y Nick Knight. Considerada una de las supermodelos más bien pagadas de toda la historia, la guapa autraliana ha desfilado para Chanel, Gucci, Valentino y Alexander McQueen, entre muchos otros nombres destacables.

Gemma Ward ha hecho innumerables campañas publicitarias para firmas tan prestigiosas como Prada y más de 20 portadas con la importantísima revista Vogue. Gemma saltó a la fama por ser una modelo de rostro aniñado, un estilo parecido al de Lily Cole, “la modelo de porcelana” que en tan solo 23 años ha sido imagen de firmas Alexander McQueen, Chanel, Hermes, Galliano, Louis Vuitton, Jean Paul Gaultier y Marc Jacobs.

Gemma sabe explotar su faceta más dulce y la vemos con looks en blanco y negro que podríamos encontrar en Hoss Intropia y Sita Murt de La Roca Village.

Pero no siempre opta por lo “cute”, y a veces también saca su faceta más rebelde y personal, y nos deleita con looks que podríamos encontrar entre las marcas de La Roca Village Miss Sixty, Bimba y Lola, Diesel y Desigual.

Después de la muerte de su novio, Heath Ledger en 2008, en la que la modelo se retiró (probablemente de manera definitiva) de las pasarelas, la hemos vuelto a ver protagonizando la portada de la edición australiana de Harper’s Bazaar e interpretando una guapa e hipnótica sirena en la última entrega de la saga Piratas del Caribe, protagonizada por Penélope Cruz y Johnny Depp. Todo un referente de estilo y moda en La Roca Village.